Un proyecto de:

Logo Grupo Iniciativas Logo COCEMFE Asturias

Cofinanciado por:

Logo Fundación ONCE

Informacion sobre el cancer

Rubén Cabanillas fue hace 14 años fue el número 1 entre más de 7.000 candidatos a MIR y obtuvo la nota más alta, por lo que escogió formarse en el hospital de su ciudad Oviedo, en el HUCA en el servicio de otorrinolaringólogo, dirigido por Carlos Suarez que hoy es director de la Fundación de investigación Biosanitaria (Finba), con el paso de los años fue tal la experiencia que obtuvo, que se convirtió en una joven promesa de la medicina y le llovieron bastantes ofertas para que se fuera a EE.UU., pero él rechazo todas ya que prefería quedarse en Asturias, por lo que decidió quedarse aquí siguiendo los pasos de quien fue y sigue siendo du mentor e inspirador Carlos López Otin Cabanillas, director del Instituto de Medicina Oncológica y Molecular de Asturias (IMONA) y donde actualmente es también director Rubén.

Por ello la Academia de medicina de Asturias le quiere premiar debido a su talento e innovadora labor que realiza en la medicina asturiana, ingresando el jueves 28 de abril en la academia, siendo así uno de los catedráticos más jóvenes con 39 años.

Con ello Rubén tiene pensado dar a conocer la medicina de precisión que se basa en que las intervenciones preventivas y terapéuticas se adapten a las últimas tecnologías como la secuencia de genomas o los biosensores, según la necesidad y enfermedad del paciente, consiguiendo con ello un tratamiento personalizado.

Para ello es necesario utilizar la biología molecular que es lo que realmente representa a la medicina de precisión, consiguiendo que en escasos días se conozca la secuencia exacta de los genes que está provocando la enfermedad o incluso el tumor, ayudando así a oncología, quienes aun no tienen por qué no existen fármacos para acabar con muchas alteraciones genéticas, mientras que así se que se puede tratar justo donde está el problema, mediante fármacos específicos para ello, obteniendo resultados espectaculares, de hecho antes el diagnostico de cierto tumores, lo primero que se pide es un estudio genético antes de empezar un tratamiento.

También es cierto que muchos canceres, mejor dicho el trágico final, se podría evitar llevando una vida más saludable, de hecho la OMS estima que el 40% se podría mejorar con otra forma de vida que contenga principalmente una mayor actividad física en una justa medida, obteniendo así no solo una disminución de desarrollar la enfermedad, sino también una mejora cardiovascular, ósea, muscular, y sobre todo un mejor estado mental, logrando así una mayor calidad de vida que conlleva a una mayor longevidad.

También es verdad que el cáncer aunque es una condición que se desarrolla por azar, la genética junto al ambiente donde se viva tiene mucho que ver, junto a los elementos químicos que nos exponemos todos de forma involuntaria, pero que una vez que ha tocado ya sea por uno u otro motivo, lo que está claro que hay que acceder a la oncología, y está cada vez tiene tratamientos más caros que están llegando a ser difícilmente asumibles de manera pública, de ahí que se insista en personalizar el tratamiento, ya que así se garantiza la sostenibilidad del sistema sanitario y el paciente empieza a ver antes mejoría y sufre menos todo lo que el cáncer conlleva.

Por ello cuando le preguntan a Rubén por el balance de IMONA sin ninguna duda asegura estar muy satisfecho, ya que han sido capaces de trasladar los avances biológicos a la práctica, siendo los pioneros de Europa y España, poniendo con ello en marcha, técnicas radioterapéuticas más complejas, pero a la vez con mejores resultados.

Prueba de ello son los 700 pacientes que están recibiendo una radioterapia de alta complejidad, y mientras ellos en el laboratorio siguen realizando 4.000 estudio

moleculares, de los cuales 200 fueron de secuencias de genomas masivas, mediante paneles de 100 a 300 genes, hasta conseguir una secuencia completa, que sirve para identificar la predisposición al cáncer, ver la sensibilidad o resistencia al tratamiento oncológico e identificar la causa exacta de la sordera o ceguera debido a factores genéticos, mientras que los genomas son utilizados para descubrir la causa genética de enfermedades pocos frecuentes y estudiar aquellos tumores que presentan determinadas particularidades.

De momento han conseguido que en los estudios genéticos se obtengan los resultados casi de forma inmediata, que este tipo de estudio vale para identificar un nuevo fármaco para el cáncer, explicar porque en una familia hay varios casos de la misma enfermedad, e incluso descubrir la causa de síndromes pocos frecuentes.

Para acabar Rubén quiere dejar claro que  “no hay dos tumores molecularmente iguales y que un cáncer de colon se puede parecer más a uno de mama que a otro de colon. Por lo tanto, todos merecen respeto.

No hay enemigo grande ni pequeño, cada caso es único y por eso debemos poner todos los medios a nuestro alcance para adaptar nuestros tratamientos a esa singularidad”

Sobre patricia

Visita también

PARK4DIS, una APP que geolocaliza 24.000 plazas para personas con movilidad reducida

Park4Dis ayuda a personas con movilidad reducida (PMR) a desplazarse con libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

discapzine.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies